lunes, 27 de diciembre de 2010

Búsqueda



Cuando a través del impetuoso viento manuscrito,
ceñida entre silencios, veo extinguida la hoguera, 
cuando reluciente y destellante en las estrellas
entre susurros una sola vela, queda encendida.

Cuando el bajel navega entre imposibles
en la desatada, trémula y  tenebrosa mar,
condenado el rumbo no sabiendo donde irá,
 sabiendo que entre prodigios algún día llegara.

Buscamos las mejores cartas a veces fingiendo,
pero la vida selecciona ganadores y perdedores
y nada importan las trampas del pensamiento
si son gritos al cielo , son palabras al viento.


Caminantes errantes,músicos olvidados,
sueños malogrados,  luciérnagas apagadas,
iluminad mi ser, iluminad mi alma, mi poema.


Vi un músico callejero que pintaba el viento
y blancas  paredes mojadas en tardes de lluvia
con notas de tristeza, que labraban  sus sombras.


Sentí escalofríos entre monosílabos decadentes,
sin sus caricias y perdida la noción caminaba errante,
 sin oír,sin sentir, sin abrir los ojos, llamándote.


Indubitadamente el bosque dejará pasar la luz
iluminando praderas que obedientes asoman
a la luz de la aurora que cada mañana sonríe,
y es que la poesía solo alimenta sentimientos.

martes, 7 de diciembre de 2010

Manos





Os convoco crepusculares
tormentas, de silenciosos
instantes, de quietud, de paz
quiero contar mi sueño.

Vi unas rudas manos
que los sueños convierten
en  blancos corceles
iluminando prados y sombras.

Vi unas blancas manos
que los sueños tornan 
en sedosos algodonales
que atemperan el alma.


Vi unas implorantes manos
unidas por hilos de ternura
suplicando aun con espinas,
palomas, vientos de libertad.


Vi unas manos pequeñas
frágiles como la humanidad
cervatillos, blancos corderos
sueño dentro de mi sueño.


Vi unas manos de tahúr
manchadas por los juegos
adornando mares de tinieblas
buscando semillas de luz.


Vi unas manos recogiendo
hojarasca caída en otoño
ah melocotonero estival
sopla viento de pesares.


Despierto entre borrascas
vientos de ida
vientos de vuelta.


Manos que viven
manos que acarician
manos que odian 
manos que matan
manos que aman
ese es el mundo.



domingo, 5 de diciembre de 2010

Dehesas



Cayendo los ecos de  la tarde
en la tenue luz del dulce otoño
con vibrantes sonidos de avefría
trinos melodiosos, cantos al viento.

Oyes llorar la umbría
la oyes,
mil murmullos de luna
mil memorias olvidadas.

Si algún día quisieras
hablarme de tu soledad
nombrarme las estrellas
tus veredas mostrarme.

Si algún día quisieras
hablarme en la montanera
deleitarme con tus frutos
errantes fugitivas, llorad.

Verted lagrimas de vida
esas lagrimas de alegría
lagrimas de carboneros
por el vivir de cada día.

Donde mis ganados
cordeles, cañadas,
coladas
llenas de otoño.

Bosque de quercus
que en los limites del
Duero
 sois dehesas.

Laicas  milenarias
luminosas  umbrías
festejad vuestro
noviazgo, con lares
de Extremadura.


jueves, 2 de diciembre de 2010

lunes, 22 de noviembre de 2010

Paseando bajo la lluvia



Acaricia el viento las frondas
copas , húmedas ramas doradas
de una tarde fría, monótona, gris
calles soñadoras de reflejos otoñales.

Yo escucho como caen las hojas
en  los abismos de los caminantes
como lagrimas de dolor estacional,
como esos amantes despechados.

No oigo los arrullos de las palomas
el silencioso bullir  de la monótona lluvia
apaga los alejados sonidos de la ciudad.
a veces silenciosos, a veces silenciados.

La vieja plaza asoma al final de la calle
reflejos brillantes en los cantos rodados
que amalgaman mosaicos del pasado
rememorando pasados juegos infantiles.

La lluvia al besar el empedrado murmura,
"Ya estoy junto a ti, plaza de mis lamentos, 
como añoraba rozar las hojas de tus naranjos
amar hasta el hastío el altar de tus fuentes."

Arriates que solo muestran la vida
de un joven castaño de provincias
esparciendo sus brácteas bronceadas
como mullido colchón de generosidad.

Que hermosas son las tardes de lluvia
las que alejan a los caminantes al uso
las que hacen solitarias las avenidas
las que salpican lagrimas de vida.

La ciudad muta en días de aguacero
amantes de tormentas buscan la luna
reflejada en charcas de vida efímera, 
belleza estable a ojos del caminante.

Tardes de lluvia
tardes solitarias
caminos andados
remansos de paz.


domingo, 14 de noviembre de 2010

Mujer eterna





Venus atormentadas por apariencias
esclavitud dominada, no venerada
llanto y  lamento ante cristales
arquetipos soñados, ilusiones rotas.

Adonis, porque no tomas a Perséfone
si te cubre con rosas, mirto y lima
aromas de Eros, antigua juventud
olvida a Pigmalión y los senos pétreos.

Dejadme sin aliento diosas de hoy
que no hay mujer que no atesore 
una deidad de delicioso amor divino
paseadme por azules cielos luminosos.

Por mares de gozos sin sombras
océanos de compartida lujuria 
y que importa el frasco si la esencia
en el interior se derrama con pasión.


La eternidad descansa sobre 
 mujeres anónimas que duermen
sobre juncos , arroyos solitarios
en permanentes campanadas 
de susurros.


Quizás algunas aves 
prefieran la sumisión
mas para ellas, yo
escojo la libertad,
dulce felicidad.


Dulce miel
de labios  veraniegos
o labios otoñales
de fecundas huertas
y noches milenarias.



domingo, 7 de noviembre de 2010

sábado, 6 de noviembre de 2010

Buscando la libertad



Cuando dormita el pueblo
Entre acueductos de recuerdos
En noches dialogantes de silencios
La vida baja por la vereda

Si los años nos hacen viejos
La vida nos enseña juventudes
Construimos puentes de esperanza
Te presto un verso, nostalgia.

Mares de tiempos perdidos
Caminan hacia la libertad
Donde fueron tus sueños
Donde enterraste tus ideales.

Rompamos los silencios de mañana
Cuando tus ojos miran las estrellas
tiemblan las horas pasadas como
Auroras cálidas, como viejas damas
  
Si tus ojos parieron luces
Tu voz libera esperanzas
Háblame de libertad
Te presto un verso, nostalgia.

A la orilla de la chimenea
Al calor de tus ojos
Busco el pan de la vida
Busco la libertad.

lunes, 1 de noviembre de 2010

Entre la niebla


Entre la niebla caminan los amantes
entre la niebla se abrazan con pasión
entre la niebla, niña,  tiembla la razón
entre la niebla se viven  horas excitantes.

Hacia caminos de silencio huimos un día
en los laberintos de unos sueños infinitos
sobre las arenas nuestros amores escritos
escrita la historia en nuestros ojos, oh fantasía.

Entre la niebla quiero a Dios inventar
entre la niebla espero mi rumbo hallar
entre la niebla el fanal empieza a fallar
entre la niebla solo de mi amor predicar.

Entre la niebla brumosa los peces se aman
entre la niebla las olas besan la blanca orilla
entre la niebla no quiero despertar mi sueño
entre la niebla se labran los sonidos del silencio.

Dicen que los navíos entre la niebla tiemblan
y los marineros cantan coplas tristes a la luna
para que les dote de eternos remansos de luz
cantan  y rezan, decadente hermosura ciega.

Al mirar atrás solo la ultima pisada en la arena
se hace visible antes de que las mareas de la vida
duerman los recuerdos, y entonces solo entonces
el amor entre la niebla es el que redime al tiempo.

Entre la niebla para nada vale mirar hacia atrás
porque lo de adelante es atrás y atrás adelante es
y los amantes caminan por senderos sin vuelta atrás
entre blandas caricias y cúpulas de brumas cristalinas.

Niebla del caminante
niebla del enamorado
niebla del pasado
niebla de cada cosa
niebla de cada uno
Solos en la niebla
cada cual, su niebla.


viernes, 29 de octubre de 2010

Noche de Brujas


Lejos, muy lejos de aquí
al final del sol,  en ultramar
dicen que viven las brujas
algunos las llaman meigas
otros encantadoras hechiceras.

Viven en mi, desde la niñez
exiliadas en la isla de los niños
sedientas de almas verdaderas
saltando entre las ramas de la vida
alumbrando cual fanales luminosos.

Quien compuso esta sonata
quien prendió la hoguera
quien les condenó la vida
al tratarlas de malignas
y nunca de luciérnagas.

Cuando el tiempo mata la niñez
y el otoño, las rosas  marchita,
cuando los pájaros del tiempo
emigran hacia recónditas nostalgias
 melancolía por mis nigromantes.

Soñaron ser horizontes
zahories de labradores
vaqueras de ignorancias
hortelanas de rencores
y al final la hoguera.

Mentes de ruina
que condenan 
la libertad 
al mezclar
conocimiento
 con enfermedad.

Un día de cada otoño
vuelven a la niñez
revoltoso, alegre tropel
pronta la escarcha
ahora digna comitiva
atrás cenizas esparcidas.


jueves, 28 de octubre de 2010

martes, 26 de octubre de 2010

La República de los Necios



Danzad, danzad sicarios
mis columnas se cuartean
mis cimientos lloran doloridos
y todo por el vil caballero.

El que compra voluntades
el que rompe las ciudades
el que las ilusiones mata
 de los hombres narcótico .

Oscura república real
donde ideales y emociones
distanciados , extraviados
nace el deseo, realidad.


Hacia  donde iremos
si perviven los miserables 
 propagamos la indolencia
que será de los ruiseñores.


Desolada va esa quimera
exiliadas las ilusiones
en  espera del alba
 frío, y cantos de sirena.


Hasta cuando
los necios
cantarán 
al amanecer.


Nuestra ilusión,
tras la oscuridad
del alma
anclará la luz.

sábado, 16 de octubre de 2010

La hoja seca


Abrazada a tus ramas vivo
y vivir no vivo el momento
de mi encuentro con la madre
madre  tierra que te vio nacer.

Una vida de sentimiento pasó
con los aromas de una travesía
dulce amargor, eterno transito
Muerte, vida , muerte, la vida.

Ese largo viaje de presencias
en las sombras de la primavera
con las ultimas lagrimas heladas
contigo, contigo aprendí a vivir.

Aún recuerdo los serenos abrazos
aquella oscura noche que reinó
la lluvia, tras cerrar la tarde los ojos
como asías mi brazos a tus ramas.

Si,  me protegiste de las iras
de Eolo, ese Dios tempestuoso
que a veces detesta  hasta la luna
y así pasamos aquellas tardes.

Mendigo de silenciosas melodías
de trinos y cantos de tórtolas
de monótonas cigarras
que ornan nuestros estíos.

Y las estrellas entre mis hermanas
que hermosas noches
regadas de madrugada
por lagrimas de rocío.

Cerca estuvo aquel fuego
que envejeció con rapidez
que cerca aquellos hombres
a veces la vida,
 a veces la muerte.

Hoy es el día
ese día de otoño
que tus débiles  brazos
me empujan a volar

Volar, volar
Besar la tierra
vivir, amar, morir
podredumbre
la vida emergerá

Pero eso,
eso es
otra historia.