sábado, 22 de octubre de 2016

El buen vino


Oh mi gran Dios Baco
tu que sabes existir
alúmbrame para sentir,
légame tu dulce afrodisíaco.
Cuantas buenas horas
de momentos taciturnos
embriagos nocturnos,
Ah las resacas deudoras.
Sarmientos apasionados,
aguerridas cepas protectoras
verted frutas fundadoras,
estirpes y sueños deseados.
Ultimo señor de la tierra,
vasallo de mis sentidos
muchos son tus vestidos
y todos la vida encierra.
Como la humanidad
De joven, cimarrón
En la madurez, erupción
En la vejez, todo cordialidad.
Cual es el mejor
se preguntan los legos,
acaso son ciegos
todo el vino es clamor.
Cuan humilde cuna
que si enfriado con hielo
es siempre llovido del cielo
expirando en mantel de fortuna.
Yo confieso como cura viejo
Que me gusta el buen vino,
Y en mi mano un catavino
retorna como negro vencejo
¿Se puede amar al vino?
¿Acaso no amas la vida?
Así la sentencia esta ungida
solo lo desprecia el ladino.


sábado, 15 de octubre de 2016

jueves, 13 de octubre de 2016

miércoles, 12 de octubre de 2016

Alcalá la Real




Una hermana tiene la Alhambra,
Que si una pone belleza,
La otra derrama fortaleza,
Y la Mota, en su cerro la encumbra.



Ribera del Huéznar.



En un cerro blanquea Cazalla

En otro, la señorial Constantina

Entre ambas estirpes custodian

una Rivera, mas que divina.



Alcaudete




Un ejército de olivos


Tu plaza defienden,



Gigantes y cabezudos,



Armonía y orden extienden.




domingo, 9 de octubre de 2016

Desnudez




Contemplar tu desnudez es mirar al mundo,
Esas Fértiles tierras que esperan ser rociadas
Por amarradas lluvias devoradoras de angustias,
Rejuveneciendo purezas ocultadas con monotonía.


Contemplar tu desnudez es pasear por el celeste,
Esa llanura de miradas que precede a la oscuridad,
Mágico cuerpo de madura belleza encadenada,
Estrella, la polar que baila entre laberintos de pasión.


Contemplar tu desnudez es un viaje refulgente
Cumbres soñadas, valles olvidados del tiempo,
Oh dulce sueño de una larga noche de verano
Que en los claros de luna hacen brillar tu luz.


Contemplar tu desnudez es pasear por una huerta
Frondosa, plena de higueras, jacintos y limoneros
Que cada mañana se estremecen con los jilgueros
Y los cánticos de luz que ahuyentan las sombras.


Contemplar tu desnudez es la ausencia de sollozos
Porque tu desnudez, quiebra sombras de tristeza.


viernes, 7 de octubre de 2016

LA ALAMEDA



Vestida de verano camina la tarde
Te miraste en mis ojos en silencio,
Silencio en el que se mecen las hojas
Y el remanso cristalino de la vieja carpa.
En su dialogo la Alameda pierde hojas
Como los hombres pierden las palabras.
Sobre el río los vencejos sobreviven
Y en las copas las brisas flirtean 
Alumbrando temblores de esperanza,
Quisiera volver a ser niño de nuevo
Porque los ríos se van callados
Levándose los reflejos de sus orillas
Alamedas, naranjos y densos tarajes. 
Cuando encuentre mis senderos,
Junto a esas viejas vías de siempre
Y los reflejos de mi cerro protector,
Volveré a ser niño, junto a la Alameda,
Escuchando como canta el Abejaruco.