sábado, 3 de septiembre de 2016

Coplas de amor



I
Yo nací solo para amarte
por eso estoy aquí 
ya no quiero otra tarea
 que no sea quererte a ti.

II
Quiero ser tu sombra
Y ese árbol protector
Que recoja tus suspiros
Cubriéndote  de amor.

III
En la fuente de tu boca
Amamanté mi sed,
Que nunca se seque la fuente
Para de ahí, siempre beber.

IV
Son tu labios dulces
Como dulce es la miel,
Bendita esa colmena
Que tanto he de beber.





Copla a unos ojos




Por el portal de tus ojos
Se coló mi corazón 
Ay que ojos tan trileros
Que me causan adicción .

Es tan  dulce la adicción
Que se infiltró de rondón,
Como una efímera mariposa
Invocando  mi atención.

viernes, 2 de septiembre de 2016

Copla al beso perdido




Perdí en tu boca un beso
Y en tus manos una flor
Perdí en tu cintura mi empeño
Sólo buscando tu amor.

De tu amor yo bebería 
Cuando arden tus pasiones
Y las brasas de tus ojos
Me atormenten sin rubores.





lunes, 29 de agosto de 2016

SOLILOQUIOS EN VOZ BAJA.

 
 
I
Susurraré en tu abanico
Cuanto es mi amor por ti,

Así jamás llegara el olvido.
 
II
Vi una musa escondida
Ocultando triste su rostro,
 Pronto la vi, era mi fantasía.
 
III
Quiso la muerte soñar
Que jugaba con un niño,
El final, antes de comenzar.
 
IV
Un ciego soñó que veía
Así viendo lo que sería
Soñó en no ver todavía.
 
V
Pasan las horas mudas
Fatigadas y solitarias,
Sin versos son oscuras.
 
VI
Cuando una copla murmura
Soledades y amarguras,
Las lágrimas, son seguras.
 
VII
Hay locuras adormecidas
En el fondo de los sueños
Que de ser, serían divinas.
 
VIII
Los fantasmas de la mente
Vuelan libres como sueñan
Aunque a veces atormenten.
 
IX
Un libro solo, dijo un galeno
Sana la mente sin taras
Y no hay más dulce veneno.
 
X
El poema es un jardín
Que con brisa y fuente clara
Al desierto hace oasis.



 
 
 

domingo, 28 de agosto de 2016

SONRISAS DE LUNA.



A veces veo a la luna llena

Jadeante entre el encinar
Va persiguiendo miradas
Y sueños que viven de amor,
No es en la luna todo verdad
Ya que tiene la luna una cara,
la cara,una sonrisa en la boca ,
La boca, una palabra sin voz 
La voz, un simple reflejo de luz,
Y La luz, es su mentira prestada.
Grave, ingrávida y tan divina
Hermoso anzuelo que nos cautiva
Con austero remanso de armonía,
Son sonrisas de luna que brotan
En las cortas noches de verano
Colmando idearios, entre sonrisas.


En busca de un sueño


Nunca abandones tus deseos
Porque la vida es un desierto
Y  a veces un oasis de poesía.
Somos almas llenas de pasión 
Que huyen de sus monotonías
Aferrando  cuantas libertades
Orbitan alrededor de un sueño.
Recorro horas que no conozco
Horas, horas, horas y horas
Que golpean aprovechándose 
de mi , procreando soberbias, 
Pariendo días, meses, instantes,
Aspiro a navegar sin naufragios
Al compás de lo que muy pronto
Pasado será, equilibrando el hoy
Y dando venerabilidad al mañana.



sábado, 13 de agosto de 2016

Al Pedro Ximenez




Mar de aromas y secretos quietos
que ni a la tierra o cielos engañan
ni al horizonte en plena campaña,
la vida por el sol, la muerte por el,
que al séptimo día dejó la tierra,
abandonando su voluntad terrenal
y cual ermitaño buscó el silencio
voluntario del lagar ,entre paisajes
de soleras y  criaderas centenarias.
Mar de aromas y secretos quietos
que el tiempo forma en soledad
labrando fragancias inolvidables
y tonalidades de sutil geometría,
hermosamente acariciadas por ecos
de tardes, cielos, nubes y soles,
bella lid de amantes sublimados.
Llevo los ojos cerrados por ti
y cuando empapas mis sentidos
ni envidio a Dionisio ni a  Baco,
Entiendo así, tu larga soledad,
condena que llena la eternidad
con un mar de aromas y secretos.



jueves, 11 de agosto de 2016

PAISAJE

Invierno andaluz (álamos y ovejas en Alcalá de Guadaira) (1880). Museo Carmen Thyssen (Málaga).
.
Atalayas de álamos
enhiestos sin sombra
Flirtean con los vientos,

Que tan yermos de hojas
Custodian las veredas
Entre brumas matinales
Y fidelidades compartidas,
Ellos apadrinan trémulos,
En paz ,al hato que vuelve.
Gris fue la madrugada
Entre lágrimas de lluvia,
Gris será el atardecer
Entre los mismos llantos,
Ya va clavando puñales
La larga noche de invierno
A un crepúsculo que huye.
El pastor torna ansioso,
En su regazo dos vidas,
Lechales tambaleantes
Cuyo destino efímero
Alegra las haciendas,
Así entre blancos álamos
La tarde va escapando,
 columpiándose entre pinceles
Que reflejan un instante.