martes, 6 de febrero de 2018

Calle La Barca



Aunque lejana, vives en mí,
Vuelven los recuerdos,
Vuelve el bullicio del mercado
Con transparente conciencia,
Caminan los arrieros sin fin
Cargados de húmedas arenas,
Me siento tan poca cosa
Ante la grandeza arrebatada
Que ahora comprendo, añoro,
Aunque lejana, vives en mí,
Miro la barranca, piedras
Que permanecen, algunas
Marcadas en piel propia,
Benditas las ruidosas mascaras
Y los pinchazos de carnaval,
Benditos los juegos lejanos
En el patio de nuestras ilusiones
Hasta la última luz del día.
Y mientras tanto, monótono,
Remienda triste el zapatero,
Viejas historias de intransigencias
Zapatero, zapatero remendón.
Pan con aceite, pan con azúcar,
Pan de cantos con chocolate,
Entre la plaza y el ranchillo.
Son historias de a pie, de calle
De vidas cruzadas, de tiempos,
De deseos, de risas, de llantos,
Que en febrero, cada Candelaria
El fuego purifica inmisericorde.
En ti nunca habitará el olvido
Solo caminará lento el pasado,
El pasado, ese presente que quedó
Aprisionado por las garras del tiempo,
Esa región, propiedad de la memoria
Donde siempre vivimos en libertad,
Y aunque lejana, vives en mí.

jueves, 1 de febrero de 2018

Nana de Reyes




Cierra los ojos niño

Ciérralos ya,

Que junto al viento

Pronto llegarán

Y Cortando las sombras

Soñando, soñaras.

Cierra los ojos niño

Ciérralos ya,

Suena agua en el cristal,

Pasan cien  estrellas, y

Pasan las horas sin pasar,

La magia es una ventana

Cerrada sin cerrar,

Cierra los ojos niño

Ciérralos ya,

Que pronto, muy pronto

La mañana, alegre llegará.
 
 


24 de diciembre.




Dame el aceite bendito

Que alumbra a San Benito,

Que ya la mecha se apaga.

La lechuza ya va mirando

desde el alto campanario

Como la luna, luna lunera

Cruzando, cruza el río,

Quiere que el viejo cura

Pronto duerma, sin albedrío.

Dame el aceite bendito

Que alumbra a San Benito,

Que ya la mecha se apaga.

La noche ya huele a leña

De encina y jaras verdes,

el cura, apacible duerme,

Nace una estrella errante

Iluminando historia antigua.

Dame el aceite bendito

Que alumbra a San Benito,

Que ya la mecha se apaga.

Velad pastores, velad,

Que muy pronto nacerá

Un aliento de esperanza,

La blanca  flor del almendro

Que  iluminando caminantes

Harán florecer los caminos.



FELIZ AÑO NUEVO




La felicidad no se compra

Solo se toma día a día, 

Y ese es un íntimo deseo, 

Expulsarla de los sueños 

Para que viva la realidad, 

Amando lo que poseemos, 

Agradeciendo a aquellos 

Que un triste día se fueron, 

Los instantes de una vida, 

Para que tomar la felicidad 

Sea el viaje de la existencia, 

Con  la más absoluta certeza,

Que lo mejor, está por venir.
 




Entre luces.



 
Cuando las tardes alargan en luz
Persiguiendo los sueños pasados,
En los momentos que dura una vida
Y las gentes se apresuran a partir
Sin importar lo que nadie piense,
Las noches  guardan los secretos
Recordando sombras que pasaron,
Amaneceres escondidos sin luces,
Ojos que emocionados en silencio
Recuerdan abrazos y sueñan besos,

Besos pasados, besos escondidos
Regalando estrellas que se encienden,
Dibujando ilusiones, sonrisas sin voz.

Miraremos sin miedo lo que vendrá
Porque el pasado protege con magia
A quien nunca jamás supo quién era,
Como aquellos  libretos sin argumento
Que soñaron en ser libros una vez.
 





La pradera



Cuidaos precoces tierras

De las iras del Dios devorador

Que Noto  ya huye en silencio.

Dona las briznas de hierba,

En las aún blancas praderas

Hijas de la canción del tiempo,

Briznas que brindan, vida.

Y es que en el fondo somos,

Solo somos polvo de estrellas

Esas que un día por error

Cansadas llegaron y tiempo,

Inmortal tiempo que pasa.

Solo somos polvo de estrellas

Y una hermosa casualidad

Que se cuidó de alejar normas,

Solo avanzando, sin piedad

Solo somos y solo seremos,

Polvo, eterno polvo de estrellas.
 
 


Recuerdos de amor primero




En mi desnuda hora
Las  viejas tormentas
Caminan en libertad,
Miran en el tiempo.
Las piedras del camino,
Hoy, sendas invisibles
Entre jardines secretos
Que lucieron en libertad,
Evocadores ensueños
Gotas, lluvia en el cristal,
Besos, lluvia universal,
Van cayendo los días
Como en otoño las hojas
Dejan las copas vacías,
En el pecho temblaba
Y tantas veces ardía
El corazón de un corcel,
Ávido de trotar sereno,
Ávido de amor primero,
En mi desnuda hora
Mis viejas tormentas
Caminan en libertad
Y bajo un viejo olivo
Para no olvidar, escribo.