viernes, 29 de octubre de 2010

Noche de Brujas


Lejos, muy lejos de aquí
al final del sol,  en ultramar
dicen que viven las brujas
algunos las llaman meigas
otros encantadoras hechiceras.

Viven en mi, desde la niñez
exiliadas en la isla de los niños
sedientas de almas verdaderas
saltando entre las ramas de la vida
alumbrando cual fanales luminosos.

Quien compuso esta sonata
quien prendió la hoguera
quien les condenó la vida
al tratarlas de malignas
y nunca de luciérnagas.

Cuando el tiempo mata la niñez
y el otoño, las rosas  marchita,
cuando los pájaros del tiempo
emigran hacia recónditas nostalgias
 melancolía por mis nigromantes.

Soñaron ser horizontes
zahories de labradores
vaqueras de ignorancias
hortelanas de rencores
y al final la hoguera.

Mentes de ruina
que condenan 
la libertad 
al mezclar
conocimiento
 con enfermedad.

Un día de cada otoño
vuelven a la niñez
revoltoso, alegre tropel
pronta la escarcha
ahora digna comitiva
atrás cenizas esparcidas.


2 comentarios:

lidia dijo...

buenas noches,compañero de letras...las tuyas,son impresionantes!impresionantes!
te recontra felicito!poeta
un abrazo beso
lidia-la escriba

Amelia Díaz dijo...

Una más de las injusticias que se cometen por ignorancia (quiero creer, porque me resisto a aceptar tanta maldad).

Si lees mi poema SORGINA del mes de Agosto, volverán a volar las brujas.

Un beso, Jose Antonio.
Siempre es un placer leerte.