domingo, 31 de julio de 2011

Puente de Sant Angelo



Quisiera ver 
las alegrías del mundo
quisiera conocer 
sus promesas
quisiera ver 
las rosas marchitas
junto a las veredas olvidadas.

En el camino de los  ángeles
por el puente de los suspiros
vigilando el río de los cesares
allá por donde moran, como 
amantes entre las nieblas,
bellas mariposas petrificadas.


Centinelas milenarios , 
que cada primavera
como veraniegos soldados
desde la quietud,
 desde el silencio,
 deleitan hermosos centuriones.


Ángel vengador que oteas,
que vigilas desde las alturas
atenazando sentidos, hogueras,
en las eternas noches estrelladas
en un imperio decadente , senil 
que fascina viajeros perpetuos.


Agua que pasa, mundo que gira
pétreos, fríos, distantes, hermosos,
infinitos que  nunca duermen
no tenéis alma, no tenéis voz
pero inspiráis miradas, éxtasis
en los silencios perdidos de luz.



Quisiera ver 
las alegrías del mundo
quisiera conocer 
sus promesas
quisiera ver 
las rosas marchitas
junto a las veredas olvidadas
y ángeles caídos.




martes, 26 de julio de 2011

Presente


Amargos labios de placer
Duras tormentas a sufrir
Si tu quieres, 
bailaremos el tornado
Si tu quieres, 
apagaremos el rayo

Solos, 
si tu quieres
Buscaremos el sol, la niebla , la lluvia
Solos, 
si tu quieres, 
nos refugiaremos del hastío
Solos, 
si tu quieres.

Desear es querer, 
querer es amar
Amar es vivir
Vive, no te dejes morir
Porque no amar , 
no es vivir.

Un roce de tus labios, 
la vida
Un gesto de tus ojos, 
el paraíso
Una mirada cómplice, 
el nirvana
Un desaire, 
el averno más profundo.

El futuro vendrá, 
y será pasado
No dejemos pasar el presente, 
para vivir el futuro
No idealicemos el futuro, 
moremos en el presente
Porque vivir el presente,
 nos ofrendará el futuro.

Amargos labios de dulzura
Cuando el presente endulce tu afectividad
Cuando alivie tu pesadumbre, 
entonces
Entonces el futuro, 
será nuestro.

viernes, 15 de julio de 2011

Buscando el Norte


Tierra de libertad
Tierra de sueños dormidos
Tierra dueña de huesos sin sueños
 huimos del Sur, al sonido
de norteñas sirenas.

Cuanto buscamos,
cuanto defendimos
cuanto soñamos
cuanto anhelamos
cuanto perdimos.

Chimeneas de acero
cerraduras del paraíso
empujados por la vida,
en qué momento, 
se nos eclipsó la razón.

Cuando llega la cosecha
en el rojo amanecer de siega
cuando el hombre pierde su sombra,
perpetuos ojos que me miran,
que los recuerdos no te engañen.



Defendamos el Sur
si el tiempo muere con la edad
 cantando al sol,
y
nunca fuimos cigarras,
jamas seremos Norte.

Cuanto buscamos,
cuanto defendimos
cuanto soñamos
cuanto anhelamos
cuanto perdimos.


Susurras deberes ajenos
cantos de ribera sin aristas

añorando el Norte
huyendo del Sur
perdiendo  el Norte
muriendo al Sur
quien lo entiende.



sábado, 2 de julio de 2011