domingo, 24 de marzo de 2013

Venenos


Bésame, frío viento enfurecido,
pareces enamorado de mi rostro,
aun recuerdo aquella oscura noche
junto a la costanilla de los cipreses
que como gigantes atemorizados 
reverenciaron tu firme existencia
agitando perfumes entre las tejas.
El viento siempre es como el tiempo,
solo pasa, a veces dejando huella
a veces, suavemente,  sin ruido.
El tiempo, 
ese veneno que se  inyecta 
a la vida , ese añorado veneno
que siempre nos conduce hacia el final,
siempre implorando mas veneno,
esa pócima adictiva de hombres, 
ese veneno mortal,
ese veneno reverenciado
y algunas veces, 
un veneno innecesario.


sábado, 23 de marzo de 2013

Visión


Suenan latidos como pasos ,
esos ritmos excelsos, que exaltan 
los ánimos de ojos ávidos,
 ojos que buscan asombrarse
entre la quietud del patio milenario
 siempre a la sombra de los Omeyas, 
alientos de la historia, lagrimas
de lo humano y lo divino.
Cuando los ojos se asombran ante
Alamedas pétreas de arcadas, esos
rojos y blancos, almas  milenarias
donde el olivo, el ciprés y la palmera,
como amantes entre faroles ,
protegen y ornan con amor,
a veces encendido, otras apagado,
regálame  aromas a rosas y claveles
regálame esas madrugadas de mayo,
cuando impregnada de aromas
y abrazada por el gran río
exhalas las fragancias del olvido.
Y al vuelo de las cigüeñas
 cuando suenan tus fuentes, 
como lagrimas de cíclopes,
cuando despiertan los sentidos
tras noches de guitarra y vino,
tras noches de ojos negros, 
tras esas noches amadas y deseadas 
entonces, y solo entonces 
 esos amantes entre las piedras, 
piedras guardianas de la memoria,
tocaran el pasado, tocaran el presente
reconciliando el antes y el despues,
solo con el paso de aguas milenarias
que cada día nacen y mueren 
con el amanecer.




lunes, 11 de marzo de 2013

Voces silenciosas



El viento me lleva por los amaneceres
entre sombras cobrizas, dóciles sombras,
que como ciega lluvia humedecen la luz,
la luz, esa luz que ni alumbra ni enamora,
esa luz que huye de antiguas añoranzas,
esa luz, que ya no es luz, ni amanecer.

En la medianoche se gastan palabras,
al amanecer se malgastan palabras,
palabras que caen, palabras, solo palabras
dirigidas a un mundo pleno de escorpiones,
oxidado por el poder , por amor al poder,
esa, esa  ambición polvorienta y asfixiante
que cautiva futuros ,atormentando presentes.

Si pudiera cambiarlo con un verso, 
si pudiera despertar conciencias,
si pudiera hacer que poetas y maestros
tutelaran este, nuestro mundo que naufraga, 
Si pudiera cambiarlo con un verso, 
Amaría al mundo, 
aunque ya, no me parece un buen amante.