domingo, 26 de junio de 2016

Tristezas de Talavera.




El tiempo, ese obrero febril que como cíclope 
Brama inexorable, horadando las ilusiones
De unos brillos de antaño, olvidados de hoy,

Caprichos de ayer de mañana y de siempre.
Con arneses grotescos ciñen de vergüenza 
tu cintura, Arias tristes a la luz de la noche
Que entonan melodías de eterna tristeza.
Palomas, vencejos y oportunas higueras
Habitan el páramo umbrío del olvido, 
De aquellos que sólo siembran sombras
Repartiendo miserias doradas , superfluas,
Que encandilando ignorancias adormecen
Voluntades entre orgías de dádivas y venenos.
Pasan cielos blancos, negros, cielos azules
Tañidos de campanas de vida, de muerte,
Campanadas que ahuyentando palomas
Te acompañan sempiternas entre azahares
Y miradas, miradas cargadas de deseos
De buenaventuras y de nuevo, el olvido, 
el olvido que olvidará, con el paso del tiempo 
Nombrándote buque insignia de la escuadra.



jueves, 23 de junio de 2016

Verdades de Alguien






I
 
No vale nada el futuro
Si la envidia es la razón
Que sí España es de Caín
Nunca seremos nación
 
II
 
Somos muy de criticar
A la luz que nos ilumina,
A las opiniones ajenas
Y la libertad de los demás.
 
III
 
Si todos respetasen
Lo que piensan los demás
Menos lenguas sueltas
Y mucha más verdad.
 
IV
 
Hay dos modos de pasar
En silencio y sin pisar,
O con sombras sin verdad,
Así camino para cada cual.
 
V
 
No me gustan los cañones
Que tanto levantan la voz,
Porque siempre por gritar
entristecen corazones.
 
VI
 
¿Quien tiene más razón
El que levanta la voz
O la voz del corazón,?
Esa es perenne cuestión.
 
VII
 
Si por orgullo no escuchas
Lo que las voces claman
No esperes ser oído
Cuando la mar embravezca.
 
 
 
 


martes, 21 de junio de 2016

SUEÑOS DE OTROS

 
 
I
Sueña la fuente del Espino
susurrando arroyos claros
Aun llegando manso el verano
Llena de nostalgias los veneros.
II
Sueña la vieja mula
En arados ya perdidos,
en fandangos muy sentidos
Y en terrones venideros.
III
Sueña el reloj en monotonía
Y la luz ya acaricia burlona
Esas sábanas que dormían
En un rincón de Andalucía
IV
Sueña el alma del poeta
Con las mieles de los versos,
Con antorchas encendidas
Que iluminen fantasías.
V
Sueña la casa vacía
En unos niños que griten,
En un frondoso limonero
Y unas ventanas abiertas.
VI
Sueña el sol peregrino
En hacer el amor a la luna
Penadas almas pasajeras
Que en eclipse se fascinan.
VII
Sueñan los jazmines
Con ser recios girasoles
Para asomar a los campos
Con sus cristalinos olores.
 
 

PENSAMIENTOS





1
Cuando el camino se anda
Sin querer mirar atrás
El mundo se hace pequeño,
Entre osadía y pretensión.
II
El necio no conoce la espera
vieja paisana de la paciencia
Que aunque muy tardía y cierta
Ella mueve hasta la conciencia.
III
Que es la conciencia sino luz
Así a algunos poca les toca
A otros se les va por la boca
Y que tantos ilumina a contraluz.
IV
Y es que la luz del alba
Incendia alegre la noche
Como la memoria turbada
Atormenta los semblantes.
V
No es la memoria un rival
Aunque a veces busque cobijo
En ojos que miran con disimulo
Aún engañándoles a uno mismo.
VI
Como lágrimas de rocío
Vuelven las golondrinas,
Refrescando largos estíos
Y donando alas al viento.
VII
Las mieles del amor tardío
Se alimentan del olvido
De bondades en soledades
Y luceros en la madrugada.
 
 

domingo, 12 de junio de 2016

Añorando una poesía



Vuelvo mis ojos atrás
Y con ellos sueño, sueño
Cuando ser joven encadenó
Destinos en un largo estío,
Si, y me maldigo al sentir
Que te deseo y no te tengo
Y que ha pasado un día más
Otro nuevo  día sin gozarte…
Mañana abriré los ojos al despertar
Y tendré el sabor de tus labios
En mi boca, y el olor de tu piel
Impregnará tenue mi cuerpo,
Recordando ardientes sentimientos,
Sabiendo que mis dedos añorarán
Roces impacientes, jadeos húmedos
Suspiros desposeídos de ira,
Mañana abriré los ojos al despertar
Y solo veré arrugas en la cama
Sin rastro de tu olor, de tu sabor,
Ni musas que delaten tu presencia,
Por eso maldigo las horas que pasan
Y las horas que faltan para que las mieses
De nuestros sueños retoñen sin pasar.




sábado, 11 de junio de 2016

Una rosa marchita



Pasado, es mirar atrás,
cerrar los ojos y sentir
Como una lágrima camina
En el silencio del recuerdo,
De lo que pudo ser o fue,
De lo que ya nunca será,
Guardas aromas de belleza
En la luz que te dio la vida
La luz que te la arrebatará
Entre la belleza del ocaso
y la ambición de tu dueño,
Nuestro dueño, el tiempo,
Ese dueño que nos empuja
Hacia el mañana que vendrá
Entre brisas regaladas
Y raíces no fingidas , unidas
Al pasado, que ya pasado es.