domingo, 11 de octubre de 2015

Cincuenta y tres



Jamas ninguna nube ocultará tu luz
tu, que has visto la vida pasar pasando,
tu, mi hermosa hechicera silenciosa,
tu, la única religión que he profesado,
tu, que a veces lloraste enderezando 
veredas trastornadas,allá donde se cruzaron
los caminos, nuestros caminos de silencios.
Cada alegre verano tiene su crudo invierno
y a cada floreciente y verde primavera 
siempre le acompaña su amarillento otoño,
El tren ha dejado atrás muchas estaciones
Bellas, dulces, tristes, alegres, silenciosas,
acogedoras estaciones que perviven al tiempo,
latientes estaciones que rozan el paraíso,
infinitos e incansables sueños junto a ti.
A veces busco palabras, esquivas palabras,
busco y busco, pero a la orilla de tus ojos
quizás se ausenten, pero mi alma grita
entre los silencios y férreas esperanzas,
mi vida sin ti, no es vida, no es nada,
solo estaciones vacías, que pasan sin pasar. 



sábado, 10 de octubre de 2015

El panal





Unos gritos silenciosos la calle esconde
Entre calores y penumbras casi ausentes,
Vuelven las tardes tórridas de nuestro sur,
Esas que desnudan aceras de paseantes
Dormitando los sentidos entre jazmines.
Bajo el alero de una vieja teja olvidada,
Flanqueada por  exuberantes jaramagos
Amamantados por el estimulo estival,
Laboran esas amantes de horizontes,
Néctares y patios de  aguas cristalinas.
Mi memoria evoca esas tardes pasadas,
La niñez a veces cruel por inocencias
Crispaba desafiante mundos anónimos,
Mundos angustiados por nuestra presencia,
Intercambiando risas por aguijones insidiosos.
Tras el viejo mundo precipitado en el olvido,
Con nuevos bríos y quizás con alguna lagrima
Y juiciosas de su desgracia, remontan días,
Erigiendo universos anhelantes de silencios.





Un pequeño panal en una vieja casa abandonada de una de la blancas calles de Arcos de la Frontera, me hizo rememorar mi infancia

jueves, 8 de octubre de 2015

Cordobesa




A donde va esa morena
tan hermosa y a deshora,
dile que yo nunca olvido
su mirada encantadora.