domingo, 11 de octubre de 2015

Cincuenta y tres



Jamas ninguna nube ocultará tu luz
tu, que has visto la vida pasar pasando,
tu, mi hermosa hechicera silenciosa,
tu, la única religión que he profesado,
tu, que a veces lloraste enderezando 
veredas trastornadas,allá donde se cruzaron
los caminos, nuestros caminos de silencios.
Cada alegre verano tiene su crudo invierno
y a cada floreciente y verde primavera 
siempre le acompaña su amarillento otoño,
El tren ha dejado atrás muchas estaciones
Bellas, dulces, tristes, alegres, silenciosas,
acogedoras estaciones que perviven al tiempo,
latientes estaciones que rozan el paraíso,
infinitos e incansables sueños junto a ti.
A veces busco palabras, esquivas palabras,
busco y busco, pero a la orilla de tus ojos
quizás se ausenten, pero mi alma grita
entre los silencios y férreas esperanzas,
mi vida sin ti, no es vida, no es nada,
solo estaciones vacías, que pasan sin pasar. 



No hay comentarios: