viernes, 28 de noviembre de 2014

Ya huele a lluvia




Ya huele a lluvia,
y las brisas ya susurran su llegada
como viejas alcahuetas, de puerta en puerta,
ya huele a lluvia.
Ya las golondrinas añoradas en ausencias
marcharon en largas hileras al sur soñado
cual viajeras de tiempos rejuvenecidos,
ya los arboles, en silencio desnudan sus ramas.
Ya huele a lluvia
y sacando mi mano a través de las rejas
noto el leve contacto de cristalinas gotas perdidas
ese innato gesto que desde la niñez aprendí.
Las nubes plenas de húmedas fragancias
ornan atenazadas y sombrías
los últimos fulgores del crepúsculo,
ya huele a lluvia.





No hay comentarios: