domingo, 16 de marzo de 2014

Sueño que vivo y vivo en mi sueño



Mi aliento se evapora en tu volcán,
mi vida se acorta si no te tengo cerca.
mi vivir eres tu, y no estas aquí
Anoche... quise soñar y te vi,
y en sueños te hice el amor.
pétalo a pétalo te desvestí
como la tramontana a los almendros ,
note como tu piel se erizaba.
Tu boca me besaba
y tu  cuerpo pedía y pedía
demandaba calor en la noche.

A veces sueño que vivo y vivo en mi sueño
Sueño, 
y
vivo dormido entre las ramas de la vida
y veo tus ojos gritándome en silencio
desterrando silenciosas oscuridades,
mírame, quiero ver el olvido en tus ojos
arráncame los besos perdidos
esos deseos que pasean y nunca duermen.

Ámame en silencio con tus manos
ámame en silencio con tu voz
ámame en silencio con tu alma
Dame tu cuerpo y Ámame

Blancos pechos de amor henchidos
que Venus, diosa del amor divino
incita al amante a recorrer con sus
labios hasta la selva de placer y olvido.

Tú eres mi dueña
dueña del valle húmedo
donde deseo beber, ese azahar 
que colme mis ansias
de ti,  mujer....

Quisiera mostrarte mis deseos
deseos carnales, 
deseos estremecidos,
que prendan tus entrañas
colmandote de mi ser.

A veces mis sueños son silenciosos,
sueño en silencio 
con tus pechos impolutos
con tus muslos desnudos
y tus besos lascivos.

También a veces sueño despierto
y extraviado entre zarzas
diviso un recóndito camino
ese camino, no lo olvides,
nunca lo olvides,
es mi deseo por ti.


2 comentarios:

SILOE dijo...

Un apasionado poema... no te había leído ninguno así, me sorprendió
Un placer visitarte.
Reme.

J A Pastor dijo...

Gracias por tu comentario, me gusta mucho que pases por aquí. Saludos