martes, 26 de febrero de 2013

Todo y nada



Ayer los vientos me llevaron
a esos abismos plenos de olvido,
a esas noches que caminan en silencio
buscando palabras, alientos y cálidos susurros.

Necesito tiempo para buscar utopías, 
las escondidas y escurridizas, esas 
Que yacen como  rocas inertes
e inamoviblemente invisibles. 

Madurando, el tiempo pasa
y con el los vientos retornan
desdeñados y obstinados en su caminar,
deshaciendo juventudes lejanas.

Quizás mis ojos, no gozaran ecos pasados
paisajes de antaño, transparentes arboles,
cargados de memoria iluminada, que
como sombras alargadas recorrerán 
mis dominios con aromas infinitos.

Esos vientos de seguro ,erosionarán
recuerdos apagados o silenciados,
nieblas moribundas en lejanas noches
sin sueños, ni rencores entrelazados,
viajeros hacia la mas absoluta nada.

Nada, 
la nada, es lo único que al final
queda, 
solo la mas absoluta 
nada.






Placeres



Oigo el silencio
saboreo la soledad,
muere la tarde.



lunes, 18 de febrero de 2013

sábado, 9 de febrero de 2013

La calle


Sueño que sueño,
pero no es solo un sueño,
es un sueño dentro de mi sueño,
sueño y veo una calle vacía,
por ella transitan 
torrentes de incomprensión
los lunes y los martes,
y casi todas las tardes 
bocanadas de intransigencia.

Sueño que sueño,
pero no es solo un sueño
es un sueño dentro de mi sueño,
sueño, y veo dos niños
uno en cada acera
juegan sin apenas mirarse
de miércoles a jueves
a veces de reojo se miran 
pero no se ven.


Sueño que sueño,
pero no es solo un sueño
es un sueño dentro de mi sueño,
sueño y veo gentes que gritan
subiendo la calle
los viernes y a veces los sábados
pero nadie les escucha.


Sueño que sueño,
pero no es solo un sueño
es un sueño dentro de mi sueño,
sueño y veo gente silenciosa
bajando la calle
esos domingos de luz
y nadie les escucha.


Sueño que sueño,
pero no es solo un sueño
es un sueño dentro de mi sueño,
y sueño que pasan los días
y pasa la vida
y la calle, la calle 
entre bocanadas de ilusiones
y ríos de oscuridades
observa como pasa mi sueño,
los sueños,
dentro de mi sueño.






viernes, 1 de febrero de 2013

Laberintos




A veces me canso de estar aquí
en la mitad del camino de la esperanza,
donde
el tiempo se fue entre silencios olvidados.
Cuando gastas la vida sin saborear sus fragancias
los años se hacen cortos, como noches de invierno
golpeando con saña las puertas del tiempo,
y así se fusionan las sombras con los sueños,
esos
latidos del pasado que tornan en recuerdos,
ese instante en el que ya,
no asusta el morir, y no asusta el vivir.
La vida la negocian los ganadores
ofreciendo a cambio a los perdedores,
en esas
guerras que se tejen en las distancias,
entregando invisibles almas al olvido
de la mano de falsos profetas,
así
ocultando las verdades de la piedra,
disfrazando los labios con sonrisas vacías.
Cuando pase la tormenta venidera
mira los cielos, solo rotos por nubes errantes
no habrá dolor en el horizonte cercano
y
los vientos oscuros y los negros augurios,
esas
monotonías de horas desconsideradas
renunciarán a las noches embrujadas
atormentándose con los desprecios
del que
nunca quiso llorar, nunca pudo reír
en los eternos laberintos de barro.
Poco a poco
se acaba la suerte fingida de los corazones
poco a poco
las almas acaban nadando entre océanos,
porque
no existen lados oscuros, laberintos eternos
solo
 los creamos a nuestra imagen.