sábado, 9 de febrero de 2013

La calle


Sueño que sueño,
pero no es solo un sueño,
es un sueño dentro de mi sueño,
sueño y veo una calle vacía,
por ella transitan 
torrentes de incomprensión
los lunes y los martes,
y casi todas las tardes 
bocanadas de intransigencia.

Sueño que sueño,
pero no es solo un sueño
es un sueño dentro de mi sueño,
sueño, y veo dos niños
uno en cada acera
juegan sin apenas mirarse
de miércoles a jueves
a veces de reojo se miran 
pero no se ven.


Sueño que sueño,
pero no es solo un sueño
es un sueño dentro de mi sueño,
sueño y veo gentes que gritan
subiendo la calle
los viernes y a veces los sábados
pero nadie les escucha.


Sueño que sueño,
pero no es solo un sueño
es un sueño dentro de mi sueño,
sueño y veo gente silenciosa
bajando la calle
esos domingos de luz
y nadie les escucha.


Sueño que sueño,
pero no es solo un sueño
es un sueño dentro de mi sueño,
y sueño que pasan los días
y pasa la vida
y la calle, la calle 
entre bocanadas de ilusiones
y ríos de oscuridades
observa como pasa mi sueño,
los sueños,
dentro de mi sueño.






1 comentario:

SILOE dijo...

Hermoso juego de palabras querido amigo...nos estamos quedando con los sueños hipotecados.
Me encanto leerte.
Reme.( Siloe)