viernes, 29 de junio de 2012

Dicen que la poesía ha muerto



Dicen que la poesía ha muerto,
muerta por tiranos sedientos
de sangre, mancebos del poder,
 brazos recios que nos humillan.

Dicen que la poesía ha muerto
de amor, de locura y tristeza
escuchando remordimientos
y siempre ensalzando a la muerte.

Dicen que la poesía ha muerto
junto a ríos de verdes riberas
que pasean por bosque salvajes
honrando a la  ermitaña luna.

Dicen que la poesía ha muerto
muerta por espinas de rosas,
embriagador  efluvio de amor
sustentador de  enamorados.

Dicen que la poesía ha muerto,
 sepultada en fértiles tierras,
en jardines de locos cuerdos,
en miles caminos del mundo.

Dicen que la poesía ha muerto,
pero lo cierto es que  la poesía
honra a la muerte, loa a la vida
y cada vez que es sepultada
renace sobre sus cenizas.

Porque la poesía son suspiros
y gritos de Quijote eterno 
y son los ojos de los niños
que ríen y  lloran, cuando sueñan.





1 comentario:

Arturo Galindo Breton dijo...

La poesía no ha muerto.
Vive en nuestras manos,
en nuestros pensamientos
y se deja ver claro
cuando escribimos nuestros versos.

Jose Antonio, Gracias.

http://elcantardeunpoeta.blogspot.com