martes, 2 de agosto de 2011

Ilusiones que se desvanecen


Este no es mi bosque,
donde estoy,
demonios de la eterna espera,
este no es mi bosque.

Lucho entre las hiedras
venenos autarquicos
pócimas de vida enlatada
angustias del alma.

Solo atisbo las nubes fracasadas
incapaces de dar frutos
absurdos caminos hacia la nada,
este no es mi bosque.

No llora la tristeza
es la impotencia la que gime
ante robles de incomprensión
ante incompetentes bandadas.

Este no es mi bosque
verde y dulce era 
el bosque de mis sueños,
mi manantial de utopías.

No se si he perdido el camino
o el me ha desviado 
hacia la encrucijada,
pero este, no es mi bosque.

Deja que acaricie tus ramas
permiteme saborear tus aromas
degustar tus frutos maduros
perpetuarme en tus claros

Porque aunque
este no es mi bosque
la luz ha de alimentar
la esencia,
la vida, ese bosque.




No hay comentarios: