domingo, 14 de noviembre de 2010

Mujer eterna





Venus atormentadas por apariencias
esclavitud dominada, no venerada
llanto y  lamento ante cristales
arquetipos soñados, ilusiones rotas.

Adonis, porque no tomas a Perséfone
si te cubre con rosas, mirto y lima
aromas de Eros, antigua juventud
olvida a Pigmalión y los senos pétreos.

Dejadme sin aliento diosas de hoy
que no hay mujer que no atesore 
una deidad de delicioso amor divino
paseadme por azules cielos luminosos.

Por mares de gozos sin sombras
océanos de compartida lujuria 
y que importa el frasco si la esencia
en el interior se derrama con pasión.


La eternidad descansa sobre 
 mujeres anónimas que duermen
sobre juncos , arroyos solitarios
en permanentes campanadas 
de susurros.


Quizás algunas aves 
prefieran la sumisión
mas para ellas, yo
escojo la libertad,
dulce felicidad.


Dulce miel
de labios  veraniegos
o labios otoñales
de fecundas huertas
y noches milenarias.



3 comentarios:

lidia dijo...

hay tanta belleza en estos poemas...pero tanta, que no puedo decirte nada mas que GRACIAS,por seguirme comentar...no se...muchísimas gracias!
en esta jornada gracias
lidia-la escriba

lidia dijo...

gracias mil veces por dejarme publicar tu poema...sobre la vida...
los dolores son impuestos,no queridos,y un pensamiento mágico,no las puede sacar
gracias gracias gracias
por comentar

lidia dijo...

Hola compañero de letras, paso a leer...me encanta la fluidez que sale de vos...es tiene encanto!
un abrazo
lidia-la escriba



pd algo del politico