sábado, 5 de junio de 2010

Guadaíra



Bajo los sauces de tus orillas
junto a esbeltos y negros álamos 
el silencio de tus riberas doloridas
y tus llantos por la muerte oculta.

El tiempo siempre dejó huella
las aguas horadaron tus ribazos
al continuo paso de las perseidas 
lluvias de soledades olvidadas.

Río harinero, dime, ¿eres feliz?
 tus sueños mueren en tus riberas
entrégame la verdad, ¿eres feliz?
o quizás  mueres en silencio.

Por quien suspiras río
acaso por las otoñales
que tu cuerpo sanen
porque tu alma eterna es.

Cuando en las cálidas
y cortas noches veraniegas
tus aguas reflejan el astro
olvidamos que herido estás.

Cuando la mañana despereza
cuando los sonidos de la noche
dormitan entre los rayos primeros
tu pura libertad amenazada está.


Aquel amor primero entre iguales
cuando los hombres a ti acataban
cuando a los hombres dabas tu vida
aquel amor que soñaba sinceridad.


Un silencio de sufrimientos
añorando aguas puras
buscando integra amistad
dejadme vivir en libertad.


No oís mis lamentos
no escucháis mis gritos
sueño 
quiero vivir.



No hay comentarios: