lunes, 24 de mayo de 2010

Alegoría del patio



Si el toro es poeta, Córdoba su poesía
callejas sinuosas repletas de  aromas
luz en las  fachadas, blancas monocromas
de tus patios día a día yo hago apología.


Amas a los caminantes que te besan
amores que perduran en la eternidad
suspiros, besos, promesas y humildad
todos los sentidos en tu alma condensan.


Cuando de par en par abres tus haciendas
cuando los aromas conducen los sentidos
el corazón de tus patios retoma los latidos
entonces Córdoba, añoras secretas calendas.


Romanos,Godos, Árabes, Judíos y Cristianos
en tanta sabiduría con blanca y fresca cal,
apacible tertulia al cálido atardecer estival
amantes de promesas y olvidos nunca vanos.


Ay mi verde limonero que con cada luna
alumbras elixires,cobijas azucenas, narcisos
 ramas con jaulas de jilgueros ornan los oídos
 silencio en la tarde de estío,canción de cuna.


Viajero, reconfórtate, que tus sentidos afloren,  
rememora tu pasado, vuelve a tu dulce  niñez
cuando una anciana, samaritana sin altivez
 sedientas almas de padecimientos aminoren.


Sonidos, golpes  en el corazón del pozo
cuando el agua explosiona en el brocal
los geranios buscan el néctar medicinal
ese agua que huele a vida, que sabe a gozo.


Horas mágicas del atardecer eterno
cuando los abuelos llaman a brujas
cuando del tiempo quieres burbujas
soñando en no retornar al invierno.


Si Dante hubiese conocido
los cordobeses patios
en la Divina Comedia
el infierno, 
no habría existido.

1 comentario:

Amelia dijo...

Cuánta añoranza has traído
a mi mañana de ahora
al ver los patios floridos
de mi Córdoba sultana y mora.

Gracias, poeta !!!

Amelia