viernes, 16 de octubre de 2009

DE SEVILLA A CÓRDOBA


Puente de Triana, Torre del oro
donde esta Al Mutamid, donde mi rey moro
lo busco en tus jardines, pregunto por Murillo
incluso en el gran río paseando en un barquillo.

Junto al giraldillo oteo un horizonte de poesía
barrio de Santa Cruz preñado de callejuelas
Patio de Banderas, Cervantesco en las novelas
Sevilla, Sevilla, nunca olvides tu judería.

Al partir, benditos caminos, trigales verdes
verdes pinos y al estío, con la calor, dorados trigos
cortijos, haciendas, que blanca tu cal y verdes tus espigos
me dicen que sufres el largo estío pero no matas como Herodes.

Al fondo, ya la diviso en su divino cerro elevado
es la ibérica Carmo,la romana, reino de Taifa
rival de Sevilla, murallas coronadas, reposo del Califa
Carmona la de la fuente, Carmona la del Alcázar inusitado.

Y a la caída del cerro, la vega, vuelta a los verdes trigales
amaneceres de otoño, nieblas heladas y al fondo el vergel del Corbones
Álamos, chopos, tarajes, agua, un riachuelo que guarda los cánones
protector de molineros de antaño lamento que tus riberas no tengan encinales.

La calor como aprieta, ¿ Astigi eres tu?, no puedes ser otra
abrazada por el serrano Genil, por el hijo peregrino de Granada
eres inconfundible, tus altas torres coronadas, campanarios en la encrucijada
Sartén de España, la de los conventos, tus piedras envidia de la oriental Petra.


Al partir, benditos caminos, trigales verdes
verdes pinos y al estío, con la calor, dorados trigos
Olivares, y mas trigales y abundantes higos.
me dicen que sufres el largo estío pero no matas como Herodes.

Ah río Guadajoz testigo de cesarianas batallas
sustentador del gran río de al Andalus
rezumas aromas de aceite, vino y de marzo, los idus
cohesionas en concordia en mi ladera siempre con agallas.

Dioses de todas las mitologías decidme sin pasión
no es Córdoba la que derrama su belleza bajo la morena serranía
la que oteada desde mi colina es ceñida por el Guadalquivir con alegría
si, excelsos muros, siglos os contemplan y al paso del viajero siempre excitación.

Puente romano, Torre de la Calahorra galera de antaño
tolerancia, convivencia, respeto y paciencia
eso nos regalan tus ahijados así muestran su sapiencia
Séneca, Avicena, Averroes, en tantos no puede haber engaño.

Y al atardecer los dorados rayos del rey astro
envuelven tus callejas con tenue luz y bellas sombras
si, si, esa es mi patria, tu la que por mas que te miro, siempre me asombras

No hay comentarios: